La nieve caída en la Ribera del Duero, un aliado perfecto para los viñedos de Viña Vilano