Viña Vilano, la bodega que supo entender las necesidades de un público diferente